Skip to main content

La vacunación oral protege frente a la paratuberculosis a través de la activación de los neutrófilos

Mycobacterium avium subsp. paratuberculosis (Map) es el agente causal de la paratuberculosis (PTB), una enteritis granulomatosa que afecta frecuentemente a rumiantes y que provoca grandes pérdidas principalmente en el sector lechero. Las vacunas actuales han mostrado ser un método efectivo para controlar la enfermedad con un coste económico reducido. Además, en algunos casos, han mostrado efectos beneficiosos no específicos frente a otras patologías, sugiriendo la existencia de inmunidad aprendida. El gran problema de estas vacunas es la interferencia con las pruebas oficiales de diagnóstico que se realizan dentro de los programas de erradicación de la tuberculosis bovina, lo que hace que no esté permitido su uso en ganado bovino. Leer más

Webinar: Inmunidad aprendida, observaciones en busca de una teoría

Hasta hace unos años se pensaba que sólo se podía estimular al sistema inmunitario con vacunas específicas para cada enfermedad. A lo largo del tiempo se han recogido evidencias de vacunas u otros inmunoestimulantes que confieren protección frente a enfermedades para las que no fueron diseñadas, un mecanismo que se conoce como inmunidad aprendida.
Así, en humanos se ha visto que la vacuna contra la tuberculosis reduce la mortalidad infantil más allá de la tasa de incidencia de esa enfermedad, es decir, también es capaz de evitar muertes que podrían ser causadas por otras enfermedades distintas de la tuberculosis. En animales, nosotros mismos en NEIKER, observamos que al vacunar ovejas contra paratuberculosis la mortalidad se reducía en mayor proporción que la que venía causando la propia enfermedad. Leer más