Skip to main content

Se observa una reducción del 35% en la mortalidad de la recría asociada a la vacunación frente a paratuberculosis

El grupo de micobacterias del Departamento de Sanidad Animal de NEIKER, ha publicado un estudio en el último número de la prestigiosa revista científica Vaccine (acceso al trabajo), en el que demuestra que puede reducirse la mortalidad de las novillas de recría en un 35% en explotaciones comerciales solamente con vacunar a los animales en sus primeros tres meses de vida. La trascendencia del trabajo se debe a que confirma una predicción teórica relacionada con el nuevo concepto de inmunidad aprendida (trained immunity) y, a la vez, proporciona una herramienta práctica con un potencial de reducción del impacto de la paratuberculosis y del uso de antibióticos.
El estudio se viene desarrollando durante ya 15 años sobre más de 9000 vacas en 30 explotaciones de la Comunidad Autónoma del País Vasco. Surgió como respuesta a las demandas de los ganaderos a los Servicios de Ganadería de las tres Diputaciones Forales vascas, las cuales, junto con el Gobierno Vasco, han financiado su ejecución en colaboración con la empresa CZ Veterinaria que lo registró en la AEMPS. El estudio, por tanto, se ajusta completamente al modelo de investigación aplicada con implicación de empresa, administración e institución científica para mejorar un sector productivo y además consolida un nuevo conocimiento científico. Aunque en esta publicación solamente se hace un análisis de supervivencia de las bajas anuales en una población promedio de 1100 vacas al año, se han realizado más de 60000 análisis microbiológicos e inmunológicos. El mayor efecto se observa antes de la edad de presentación de la paratuberculosis y, en particular, durante el primer año de vida, cuando los animales son más sensibles a una gran variedad de infecciones víricas y bacterianas que normalmente requieren de la aplicación de tratamientos antibióticos. La mayor supervivencia de la recría implica una mayor sostenibilidad de la producción al necesitarse menos recursos para mantener el mismo nivel de producción y un mayor bienestar animal ya que se reducen las bajas por enfermedad y los desviejes prematuros.

Fotografía: NEIKER-Sanidad Animal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *