Skip to main content

EFSA reporta las tasas de cumplimiento más altas en una década en relación a los residuos de medicamentos veterinarios en los animales y alimentos de origen animal

Según se recoge en el último informe de la EFSA sobre los resultados del seguimiento de residuos de medicamentos veterinarios y otras sustancias en animales vivos y en productos de origen animal, en 2020 los niveles siguen la tendencia de los últimos años y continúan descendiendo en la Unión Europea.

Los datos recogidos en dicho informe abarcan 620.758 muestras y alrededor de 13 millones de resultados notificados por los Estados miembros, Islandia y Noruega. De esas muestras, el 53,4% fueron muestras recogidas de conformidad con las especificaciones de los Planes Nacionales de Investigación de Residuos (PNIR en España) y el 0,7% muestras sospechosas notificadas en virtud de la Directiva del Consejo 96/23/CE, mientras que el 0,4% fueron muestras recogidas en la importación, y el 45,5% muestras analizadas en el marco de programas desarrollados conforme a la legislación nacional.

De manera general, únicamente el 0,19% de las muestras excedieron los niveles máximos de residuos legalmente permitidos. Esta cifra supone un claro descenso frente al 0,30% reportado en 2019, y es la más baja de los últimos 11 años, cuando el incumplimiento osciló entre 0,25- 0,37%. Si se comparan los resultados de 2020 con los de 2017, 2018 y 2019, disminuyó la frecuencia de resultados no conformes para agentes antitiroideos (A2), esteroides (A3), lactonas de ácido resorcílico (A4), antihelmínticos (B2a), compuestos organoclorados (B3a), compuestos organofosforados (B3b), colorantes (B3e) y «otras sustancias» (B3f). Se encontraron sustancias prohibidas (A6) en el 0,02 % de las muestras (0,01 % en 2019), identificándose cloranfenicol (n = 11), metronidazol (n = 4), hidroximetronidazol (n = 3), semicarbazida (n = 3) y nitrofurazona (n = 1). Para el grupo B1 (antibacterianos), la tasa de no conformidad en 2020 no varió significativamente con respecto a 2019, siendo un 0,14% el porcentaje de las muestras analizadas bajo el control de la Directiva 96/23/CE que no cumplieron la norma. La mayor cantidad de muestras analizadas para detectar residuos antibacterianos fueron de la especie porcina, pero fue en los conejos donde se encontró la proporción más alta de muestras no conformes para antibacterianos (0,57 %).

En la página de EFSA se puede acceder a los resultados detallados usando una herramienta interactiva que permite visualizar los resultados por sustancia, tipo de producto/especie animal, y Estado Miembro, y al Informe completo.

Este informe refleja la magnitud de los controles a los que se someten los alimentos de origen animal producidos en la Unión Europea y el buen trabajo realizado por el sector ganadero. Esto permite garantizar los altos estándares de calidad y seguridad de los alimentos que se producen en Europa y proteger a los consumidores.

Fotografía: Will Kirk en Pexels

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *