Skip to main content

Efectos de la inmunización frente a M. bovis en porcino

Acaba de salir publicado en la revista del CSIC-INIA Spanish Journal of Agricultural Research (SJAR) el artículo titulado: “Pathogenesis of domestic pigs submitted to single or multiple mycobacterial sensitizations previous to experimental infection with a local pig isolate of Mycobacterium bovis” en el que se describen los resultados de un proyecto de investigación internacional financiado por BIOTECSUR (BiotechII: EuroepAid/136-457) e INTA (PNBIO 113034) en el que ha participado el grupo de micobacterias de NEIKER. Se trata del estudio de patogenicidad de una cepa de M. bovis (MB894) aislada de lesiones tuberculosas de cerdos sacrificados en matadero en Argentina y que se eligió por ser también un espoligotipo (SB0153) de M. bovis frecuentemente aislado en humanos en el mismo país. El estudio se ha desarrollado en las instalaciones del INTA en Buenos Aires y ha consistido en el desafío de dos grupos de cerdos, uno de ellos sensibilizado solo con tuberculinas bovina y aviar intradérmicas inmediatamente antes del desafío y otro con una sensibilización previa adicional con una suspensión de M. bovis inactivada por calor producida en NEIKER.


Los resultados de este estudio, que es el primero de infección tuberculosa experimental en porcinos en Argentina, confirmaron la patogenicidad de la cepa infectante por vía oral. La infección se desarrolló con extensa afección linfonodular y tropismo pulmonar como vía de diseminación. En el grupo inmunizado las lesiones observadas fueron ligeramente más extensas, pero con un mayor componente fibrótico en los granulomas. La respuesta humoral comenzó a detectarse a los 70 dpi y se hizo significativamente más alta a los 100 días, momento de la necropsia de los animales, y estuvo correlacionada con la extensión de las lesiones, especialmente en el grupo no inmunizado. Estos resultados sugieren que la inmunización podría inducir una mayor permisividad a la tuberculosis a pesar de una respuesta inmunitaria de tipo humoral más intensa, lo cual sería consistente con los resultados de otros estudios llevados a cabo en porcinos domésticos, pero no con lo observado en jabalí donde se observó la reducción de la carga bacteriana y de la extensión de las lesiones. Esta diferencia podría sugerir que la domesticación también induciría cambios en el sistema inmune.

Fotografía: Cottonbro en Pexels

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *